El próximo 26 de agosto dos ex jugadores de los All Blacks y dos hombres de la estructura técnica de la New Zealand Rugby arrancarán el primer clinic de que desarrollarán los míticos hombre de negro en Europa en su historia. Un precedente que vuelve a colocar a España en el mapa rugbístico y que ha sido foco de atención de las potencias británicas, donde se preguntaban por qué han elegido los kiwis España como base de operaciones.

 

Los All Blacks han repetido en varias ocasiones que el cariño recibido de los españoles durante los días que pasaron en España tras la entrega del premio Princesa de Asturias de los deportes en 2017 desbordó todas sus expectativas. Los neozelandeses han querido devolver en parte ese trato eligiendo España, al tiempo que han convertido en misión prioritaria “evangelizar” rugbísticamente a los españoles. Algo que probablemente no haga falta porque la salud del deporte oval en nuestro país pasa por su mejor momento.

 

Pero este gesto de los All Blacks no es el primero que relaciona a España y a la selección neozelandesa. Los kiwis van a cerrar, probablemente sin saberlo, un círculo que se abrió hace mucho tiempo. Tanto como 113 años. Los que han pasado desde que los All Blacks realizaron su primera gira las islas Británicas, allá por 1905. The Originals, como se llamó a aquel equipo que disputó 35 partidos, ganando 34 y perdiendo solo uno.

Al mando de la expedición estaba el entrenador Jimmy Duncan, actuando como representante y mánager George Dixon. El capitán de los 29 jugadores que conformaron el equipo era el legendario Dave Gallager y la expedición partió la mañana del 8 de agosto de 1905 de Auckland en el barco SS Rimutaka. La travesía se hizo larguísima, casi agónica, y realizaron un par de paradas antes de dar el salto para cruzar el charco rumbo a costas europeas.

 

Se da la circunstancia de que el primer sitio que pisaron fue la islas Canarias, concretamente el puerto de Tenerife. Y fue allí donde, cansados de practicar durante la travesía en el barco, decidieron proponer una ‘pachanga’ para aplicar los movimientos que habían entrenado en la cubierta del SS Rimutaka. El rival elegido fue un improvisado combinado de vendedores de higos árabes que estaban en el puerto tinerfeño y no hay noticias sobre el resultado de la práctica.

 

115 años después de aquella primera tentativa en Tenerife los All Blacks regresan a España para celebrar su primer clinic en suelo europeo. Durante este siglo que ha pasado entre ambos acontecimientos la selección de rugby de Nueva Zelanda ha alcanzado la excelencia traspasando las barreras del rugby y convirtiéndose en una referencia para todo el mundo del deporte. Los All Blacks son uno de los equipos más relevantes gracias a una metodología de juego y a la implantación de unos valores que trascienden al deporte. Y eso es lo que van a intentar transmitir a los cien jugadores que van a tomar parte en el campus.

 

Sin saberlo, Peter Harold y compañía cerrarán un círculo virtuoso en nuestro país que promete traer muchas más sorpresas en los próximos meses de la mano de la New Zealand Rugby y de la empresa Kiwihouse, organizador del evento en la Universidad Francisco de Vitoria.